Su identidad ¿ha cambiado?

En la comunidad de sordos, hay una seña especial que se llama “nombre en señas.” Ese seña la fabrican los sordos; para cada una persona, y se usa en lugar de su nombre, para no deletrear el nombre con la mano cada vez que se menciona la persona.

Este nombre en señas está fabricada por los sordos o sus padres. En tradicion se dice que los sordos se lo dan al oyente. Muchas veces este seña especial se usa la primera letra del nombre de la persona, y refleja una caracteristica suya. Por ejemplo, una seña de la letra “R” cerca de la boca puede ser una seña por su nombre, “Rut” porque sonrié mucho. O, una seña con la letra “J” puede ser una seña para una persona llamada “Julia”. Usualmente, la persona mantiene su seña especial por toda la vida, al menos que algo dramatico pase, y cambia su carácter o su nombre (por ejemplo si se casa).

Hace unas meses, yo presenté mis planes de ministerio en una iglesia que tiene un ministerio de sordos. La pareja (sorda) que dirije el ministerio me invitó a su casa. Ellos tienen entusiasmo por Dios, y nuestra conversación de cualquier tema siempre estaba glorificando a Dios. Comiendo alrededor de la mesa, el esposo empezó a contar su testimonio de salvación. Él nació en Guyana, Sudamerica, y sentió ignorado y castigado mas de sus hermanos porque su familia no le entendió. Cuando era niño, sus padres lo enviaron a la isla de Barbados para estudiar en una escuela para sordos. Al fin, encontró una manera de comunicación: señas! Se le fue dado un nombre en señas: una seña de la letra “E” en frente de la nariz. El piensa que esta seña enfatizó su nariz grande. Pasaron años, y el vinó a los Estados Unidos a estudiar en la unica Universidad para sordos: Gallaudet University. Se graduó como un cocinero y empezó trabajar como jefe de cocina. Después, le ascendieron al título de jefe general del Kellogg Hotel en Gallaudet University. Todavía sin Cristo, buscó muchas cosas diferentes para sentirse satisfecho, pero ninguna le ayudó. Al fin, en 1994, un hombre sordo de New York compartió el evangelio con él, y por primera vez, el entendió por qué Cristo murio, y como creer en Cristo solo para su salvación. Escogió a Cristo como su Salvador, y su vida empezó a cambiar. Sin esposa, y con 3 hijos, el estaba muy ocupado, pero buscó oportunidades de manifestar el amor de Cristo a otros.

Un día, él estaba en la iglesia en un reunion y se entero que era el cumpleaños de una miembra. Siendo un cocinero, el fue a la cocina y hizó una torta bonita por la persona. Cuando se presentó a la cumpleañera, ella le dijo cuan “dulce” era el por su regalo. Además, le sugirió que el debería cambiar su seña; desde en frente de la nariz, hasta en frente del mentón. La acción de frotar el mentón significa “dulce” en las señas de EEUU. Este seña nueva mostró el cambio en su vida: desde enfocar al que puede ver los ojos, hasta mostrar el amor en su corazon. Él estaba de acuerdo.

(Foto: Mi amigo sordo, Edwin, un cocinero, y su esposa, Lizet.)

A veces, en los ultimos años, él ha visto sus antiguos amigos y lo llaman por su seña antigua. Con compassión, él les dice que su seña ha cambiado, y explica la historia. “Jesús me ha cambiado mi vida, entonces cambié mi seña porque tengo una nueva identidad,” dice con señas. “Yo sé que parezco lo mismo a sus ojos, pero mi corazon esta totalmente diferente.”

Dios le dió a este hombre cristiano una esposa cristiana sorda y ahora sierven juntos como lideres y maestros de señas en el ministerio de sordos de su iglesia.

¿y tú identidad, ha cambiado?

*nombres usado con permisión

© 2023 by NOMAD ON THE ROAD. Proudly created with Wix.com